fbpx

¿Quién es Anabel?

Descubre quién está detrás

El que me llamen bruja de 4ª generación se lo debo a mi bisabuela paterna. De ella es mi nombre y, de ella, vienen mis dones e inquietudes.

Su intuición, su visión aúrica y sus capacidades como sanadorasensitiva y médium me siguen fascinando… Bueno, en general, todas las historias que envuelven a mi familia me siguen deslumbrando…

Aun hoy en día, hijos y nietos de personas a los que ayudó mi bisabuela me paran por la calle para expresarme su reconocimiento y cariño… Todo un lujo. Y todo un orgullo!!

La adolescencia. El despertar.

Tuve una infancia feliz. Humilde pero feliz. Al menos, así la recuerdo. Sin embargo, la noche siempre me traía intranquilidad en forma de presencias, sombras, parálisis del sueño, pesadillas que aludían a una muerte en una vida anterior…

Ya entrada la adolescencia, sobre los 14 años -creo, las noches se tranquilizaron pero creció mi curiosidad y mi afán en la búsqueda del conocimiento oculto… Me recuerdo asaltando la biblioteca de mi padre para ‘apropiarme’ de libros que aun conservo (como el famoso libro de los médiums de Allan Kardec, el libro tibetano de los muertos, el libro egipcio de los muertos, libros de Chakras, I Ching, Tarot…)

La juventud. La doble vida.

Conseguí mi primer tarot con 14 años y aún no me he separado de él, sentía una especial y fuerte atracción hacia esta mancia y pronto empecé a echar las cartas a familiares y amigos.

Pocos años más tarde, cayó en mis manos uno de los primeros libros de brujería wiccana que se publicó en castellano; un regalo de mis mejores amigas que, por supuesto, aún conservo y que tiene un valor para mí muy especial por sus dedicatorias en la primera página.

Pero por aquellos tiempos, había gran confusión con los temas llamados ‘ocultos y los medios de comunicación (con sus ‘brujos’ y ‘videntes’ rodeados de velas negras) no ayudaban a que una joven expresara, con libertad, lo que era, sentía y padecía… Una doble vida, una normal y otra oculta….

La madurez. La determinación.

A pesar de que los tiempos han cambiado y que, en general, hay una mente más abierta para casi todos los temas, es díficil romper con determinados cánones… Así que busqué un trabajo (que nada tenía que ver con mis inquietudes y mi ser) y a él me dediqué… mientras pude…

Mi maestra de Reiki Usui, que me otorgó su linaje y a la que debeo mi iniciación en esta técnica, potenció mi sensibilidad con la Energia y me ayudó a abrir nuevas vías de desarrollo para mi mediumnidad.

Y, entonces, acepté mi destino. Acredité mis conocimientos como Tarotista Profesional en la prestigiosa Escola Mariló Casal . Dejé mi trabajo ‘políticamente correcto’ y salí de las sombras para hacer lo que creo que me corresponde: ayudar a los demás.