¿Sospechas que tienes mal de ojo o que estás ‘ojeada’?

El mal de ojo es una maldición echada a veces con intención y otras sin querer. Es algo que nos acompaña desde tiempos ancestrales y suele tener su origen en la envidia o los celos que devoran las entrañas de una persona, la cual, en ese estado de ceguera y negatividad, puede mirar mal y hacer caer la maldición sobre la víctima.

No es lo mismo la envidia sana que la mala envidia. La envidia sana te hace desear (de manera natural) lo de otra persona, pero solo hay alegría y amor en ti por ver a la otra persona disfrutarlo y no genera una negatividad interna porque hay aceptación. La envidia malsana genera unas sensaciones muy negativas, rabia, celos, irano se acepta y la persona nota que se quema por dentro; una mala mirada de envidia a la víctima y puede caerle la maldición.

Tanto si despierta en ti esa fuerza oscura como si te hacen víctima, debes evitarlo o detectarlo para poner remedio. Te recomiendo el uso de amuletos preventivos; de ellos te hablaré en el siguiente artículo.

En este artículo quiero compartir contigo mis fórmulas para detectarlo eficazmente, fórmulas que me funcionan y son herencia de mis ancestros.

Ritual de agua y aceite para detectar el mal de ojo

Con tu mano dominante, sumerge la punta el dedo índice en aceite de oliva y deja caer 3 gotas sobre un cuenco o vaso con agua de manantial o mineral. Espera 10 minutos y observa la forma de las gotas. Si estas gotas quedan tal cual o se juntan en la superficie todo está bien. Si las gotas se diluyen, tienes mal de ojo y debes quitártelo o ir a un especialista. Lo mismo aplica si la reacción es diferente a la descrita; acude a un profesional que lo testee y, en caso de que lo necesites, pueda limpiarte de maldiciones o negatividad.

Detectar el mal de ojo con el ritual del agua y huevo

Coge un huevo blanco fresco y pásalo, frotando, por todo tu cuerpo, de cabeza a pies, de esta forma se imprima de tu energía en su interior. En un vaso, lleno ¾ de agua de manantial o mineral rompe el huevo y déjalo caer en el agua. Después de 10 minutos observa: si aparecen burbujas en el agua o alguna burbuja, sí tienes mal de ojo. Si en la yema sale dibujado un ojo, puede ser indicio de que estás en el punto de mira para convertirte en víctima. El resto de formas posibles también dan información, puedes hacerle fotos y acudir a un profesional para que te diga lo que ve además de si tienes o no mal de ojo, o directamente, si necesitas un ritual entero.

Amuletos de protección para el mal de ojo

Mi bisabuela me enseñó que, cuando alguien portaba una Cruz de Caravaca y ésta se rompía, el mal de ojo se hacia presente.

Hoy en día, con mi experiencia, puedo decirte que cuando cualquier amuleto de protección o para el mal de ojo que estés usando se rompe, es porque te ha defendido de un ataque o mal de ojo. Por ello, los amuletos son herramientas que, además de detectar un mal de ojo, pueden ayudarnos a valorar si el amuleto pudo con ello o le faltó potencia y estás en riesgo.

Por la importancia que considero que tienen los amuletos de protección, en el siguiente artículo de mi blog te mostraré qué amuletos puedes usar para defenderte. Y, por supuesto, si necesitas la ayuda de un profesional, contacta conmigo.

Bendiciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *